Así que acerquémonos con toda confianza al trono de la gracia de nuestro Dios.

Allí recibiremos su misericordia y encontraremos la gracia que nos ayudará cuando más la necesitemos. Hebreos 4.16

Dios nos defiende: el miedo tendrá que huir.

Dios nos defiende: el miedo tendrá que huir.

¡Qué hermoso es disfrutar tiempos de paz y de calma! Como cuando vamos a una playa y sólo escuchamos los trinos de los pájaros y las olas que vienen y van. Pero nuestra vida no está hecha sólo de algodones y dulces melodías. A veces, pasamos por un valle de sombras que nos llenan de miedo y que parece no acabar. No eres la única y no estás sola en esto.

La fragilidad de nuestro ser

La fragilidad de nuestro ser

Llega un momento de nuestras vidas, en el que creemos que hemos dejado atrás la fragilidad y que somos capaces de controlarlo todo. Que lo hemos vivido todo, que conocemos cada detalle y que nada nos impresiona. Es en esa oportunidad cuando algo empieza a crecer dentro nuestro y nos convence que podemos ajustarnos a nuestro propio criterio. Pero lo que no sabemos es que es precisamente en ese instante cuando nos envuelve la fragilidad.

La tormenta incesante

La tormenta incesante

Era el jefe de hogar y se enfrentaba a una tormenta. La situación en el entorno parecía volverse cada día peor. No se veía venir una solución que calme su ansiedad. Sin embargo, reunió a su familia y decidieron esperar. Fueron largos momentos de incertidumbre y nadie les podía ayudar, pero Dios estaba ahí y de ellos no se olvidó.
Parece ser tu historia, o de alguien que conoces, pero esta vez, es la historia de Noé y su familia.

Las 2 fogatas

Las 2 fogatas

 Por Carolina Neira Campos Recién llegada a esta helada ciudad sureña, comencé a buscar lo necesario para encender una rica fogata y calentarnos un poco. Nada mejor para sentirse abrigada con calor de hogar. Cuando logré mi objetivo, me senté a recordar dos fogatas que nos narra la Biblia. Ciertamente, fueron momentos que dieron satisfacciónLeer más sobre Las 2 fogatas[…]