Así que acerquémonos con toda confianza al trono de la gracia de nuestro Dios.

Allí recibiremos su misericordia y encontraremos la gracia que nos ayudará cuando más la necesitemos. Hebreos 4.16

Esperanza que no avergüenza

Esperanza que no avergüenza

Todo nace de una simple pregunta:  ¿qué es la esperanza para ti?

Parece fácil, pero darle un significado propio  al concepto de esperanza se vuelve un poco complejo. El diccionario puede darnos una definición, sin embargo debemos encontrar un sentido personal a ese término.

Cómo vencer la autocompasión

Cómo vencer la autocompasión

Recientemente una amiga me hizo esta pregunta y no pude dejar de recordar cuando yo misma me enfrenté a esta interrogante. No es el sentimiento más agradable del mundo ni es muy fácil combatirlo. La buena noticia es que innegablemente debe ser abordado desde adentro hacia afuera y tenemos a un especialista en ello: DIOS TRINO, y nos asegura la victoria.

Soledad, es hora de hacer sus maletas!!

Soledad, es hora de hacer sus maletas!!

Qué paradoja: en un mundo globalizado, la soledad nos invade.

Como madres sabemos que debemos estar presentes para nuestros hijos de diferentes formas y cumpliendo variados roles: profesoras, enfermeras, psicólogas, amigas, proveedoras, abogadas, artistas, confeccionistas, cocineras, … tanto así que a veces parecemos pulpo para poder atenderlos de la mejor manera.

Las aguas de nuestra vida

Las aguas de nuestra vida

En los hermosos paisajes del sur de mi país, podemos admirar cómo Dios se lució en su expresión creativa. Extensas aguas, lagos, generosos ríos, imponente cordillera, hermosos volcanes, flora diversa y animales de los más singulares. Pero estos últimos días hemos visto cómo las lluvias han pasado a ser de una pintoresca característica del paisaje a una abrumadora y atemorizante experiencia.

Carta de amor

Carta de amor

Qué hermoso es recibir una carta!!! Pero hay cartas y cartas… cuando llegamos a la casa y encontramos un manojo de sobres, nos intriga descubrir lo que estamos recibiendo. Pero a veces, sólo son recordatorios de deudas o incluso noticias que nunca quisiéramos recibir.

Dios te llama

Dios te llama

El otro día, estaba esperando un llamado. Realmente, nadie debía hacerlo, pero tenía la esperanza de que alguien me llamara. Necesitaba conversar… desahogarme… liberarme… descansar.