Saca las vendas espirituales.

Saca las vendas espirituales.

Nuevamente Jesús se presenta con un milagro de proporciones en un día sábado y saca las vendas espirituales no solo del ciego. Sanó a un hombre ciego de nacimiento y conocidos por todos. Luego, los fariseos se acercaron al hombre para interrogarlo y descubrir el origen del “truco”. Como no pudo decir nada en contra de quien lo había sanado, fue expulsado de la sinagoga.

Jesús se le acercó nuevamente y le dijo: “¿Crees tú en el Hijo de Dios? Pues el que has visto y el que está contigo ahora, Él es” (9.35). De esta manera, sin ser suficiente la sanidad física, Jesús lo sana espiritualmente y le saca las vendas espirituales que le impedían ver al Hijo de  Dios. Lo restaura y con la verdad, elimina las mentiras.

Cuando Jesús resucitó, se acercó a unos hombres que iban en el camino entristecidos por la muerte de Jesús, quien los liberaría de la opresión romana. Al menos eso creían ellos. Sus ojos no podían ver a quién iba con ellos. Estaban enceguecidos, aunque veían. No se dieron cuenta hasta que llegaron a una casa y Jesús partió el pan y les dio. En ese momento, pudieron ver a su compañero de viaje y lograron abrir sus ojos espirituales para reconocer que Jesús estuvo al lado de ellos.

Jesús da vista a los ciegos como yo.

El salmista dice que el Señor da vista a los ciegos y yo era una. Nunca he tenido problemas en los ojos, pero por muchos años no lo pude ver. Jesús vino a recuperar nuestra vista y nos ha permitido conocer los misterios del Reino. Cuando nos volvemos a Jesús, el velo de nuestros ojos es quitado y podemos ver las riquezas que ha dispuesto para nosotras.

Cuando Eliseo y su criado se enfrentaron a un ejército que venía por ellos, Eliseo oró a Dios para que abra los ojos de su criado y pueda ver que no estaban solos. El monte estaba lleno de caballos y carros de fuego que venían a protegerlos.

El temor cuando no podemos ver.

A veces vivimos la vida con ceguera espiritual y nos llenamos de temores porque no podemos ver. Cuando reconocemos a Jesús como el único que puede sacar nuestras vendas espirituales, pasamos de la oscuridad a la luz que viene de Él. Vivamos, pues, como mujeres de luz, sin temores, con la frente erguida sin vergüenzas, y mostrando la luz a otros que la necesitan tanto como nosotras.

Hoy Jesús se acerca a nosotras para que le veamos a Él como dador de la vista espiritual y podamos reconocer que ha estado a nuestro lado siempre.

También te puede interesar leer Cómo vencer la autocompasión.

comparte en redes sociales, vendas espirituales, carolina neira campos, para nosotras,imágen para redes sociales,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.