Toma acción

Toma acción
Por Carolina Neira Campos

Si la última semana del año nos invita a evaluar lo que fueron esos 365 días, esta primera semana del año nos invita a reflexionar y hacer compromisos para los próximos 365 días, nos invita a tomar acción.

Quiero acompañarte por una semana a pensar sobre esta invitación de Jesús: “Sígueme y Yo te enseñaré a pescar” (Mt.4.19).

Aunque es una frase muy corta quiero compartir contigo 8 reflexiones que nos ayuden a tomar decisiones para este año.

En esta oportunidad Jesús se estaba dirigiendo a Pedro, pero también le hizo esa invitación a otros 11 a los cuales llamó discípulos. Curiosamente, el relato bíblico nos dice que ellos estaban haciendo su trabajo, lo que los sustentaba, su oficio cotidiano; sin embargo, la invitación de Jesús era a que salgan de su zona de confort y que dejen de hacer eso que les es tan familiar. 

Alcanzar la seguridad

Quizás has anhelado llegar a ese momento de la vida donde todo fluye, sientes seguridad dondequiera que mires y crees haber alcanzado lo que soñabas. Sin embargo, ese no es el final, solo estás en el medio de todo. La vida sigue y si nada se mueve, seguramente te has atascado. 

Así como a la reina Ester que, habiendo alcanzado el estatus real, podría haber decidido abrazar la seguridad que eso le daba y tener una vida tranquila; sin embargo, optó por arriesgarse y tomar acción, y fue donde el rey con una petición que ponía en riesgo hasta su vida. Su tío afirma sus pasos diciéndole: ¿Y quién sabe si para esta hora has llegado al reino?» (Ester 4.14). Ester le responde: Iré y si he de morir, que muera. 

Dios nos anima a dar pasos de fe, a creerle cuando nos llama. No quiere vernos estáticos y pasivos, sino dinámicos y en plena actividad dirigiéndonos hacia nuestro propósito. Podemos llegar a pensar que lo hemos alcanzado y aun así debemos seguir moviéndonos. 

No nos engañemos con la comodidad. Dios anda buscando fortalecer nuestro carácter, aunque a veces eso sea incómodo.

Abraham estaba re cómodo con su familia, bienes y trabajo, pero Dios lo llamó a salir de ahí. Lo que se venía ni se lo imaginaba, pero de todas maneras era un plan maravilloso, tanto para él, para su familia como para el mundo entero. 

Es tiempo de tomar acción

Si el año pasado preferiste la comodidad, te invito a optar por romper la rutina y avanzar hacia tu meta. Te aseguro que es mejor la incomodidad cuando estás en el centro del propósito para el cual Dios te creó.

Aunque estas palabras de Jesús fueron hace dos mil años atrás, te las repite hoy: Sígueme, sal de tu zona de confort, da pasos de fe. Es la mejor decisión que puedes tomar para tu vida. Síguelo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.